Posts

oidio

¿Que es el oídio y cómo reconocerlo?

Ponte en situación. Un día como otro cualquiera vas a la sala de cultivo a ver tus plantas. Tienes la mezcla de riego preparada y las luces a punto de encenderse. Entonces es cuando notas algo raro. Se activan los focos y lo primero que observas a simple vista es que los cogollos, a los que les quedaban muy poco para ser cosechados, tienen una explosión extraña de “tricomas”. Todo se ha vuelto blanquecino: los tricomas maduros parecen decolorados por el blanco. Te fijas bien y es cuando ves que se trata de una capa de “polvo grisáceo” lo que cubre las hojas y cogollos como nieve fina. Lo siento, amigo, no es la Navidad… Es el oídio.

Esta historia le ocurrió a un cultivador cercano. Ante tal hecho, acudimos a la llamada y pudimos poner a prueba una metodología de emergencia. Como siempre, muchas gracias a todos los compañeros que colaboraron tanto con sus ideas como con sus manos. El método en cuestión en el que trabajaremos en este número está completamente inspirado en Jorge Cervantes. El gran maestro del cultivo, en su vertiente 3.0 colgaba en su canal de YouTube un vídeo en el cual se le veía trabajando en la limpieza de unos cogollos recién cosechados. Aunque él lo que intentaba limpiar era el mildiu, al tratarse de un hongo relativamente parecido y usando en muchas ocasiones los mismo productos para su prevención y ataque, pensamos que también sería valido para el caso de oídio al que nos enfrentábamos.

¿Que es el oídio y cómo reconocerlo?

El oídio, como os comentábamos, es un hongo… parasitario, además. Aparece como algo inofensivo que se expande rápidamente y provoca el marchitamiento de las plantas hasta su muerte. Este hongo afecta a un gran número de plantas. Si te fijas en las plantas urbanas de tu barrio, es muy probable que puedas encontrarlo.Esas macetas urbanas de exterior, en muchos casos con poco o ningún cuidado, son un focode propagación de la plaga. El oídio suele aparecer cuando las plantas reciben poca luz, lo cual provocará que tengan temperaturas más frías y sea más sencilla la retención de humedades.

Uno de los problemas del oídio es que cuando uno ve los primeros síntomas, en realidad la planta ya lleva bastante tiempo con la infección a cuestas. El oídio puede identificarse con buen ojo clínico a tiempo. Identificarlo ya en su fase visible es relativamente tarde. En su fase visible al ojo humano, se puede observar como en la parte superior de las hojas empiezan a formarse pequeñas manchas blanquecinas como si fuese polvo o ceniza. En los casos de plantas de marihuana en crecimiento, es más sencillo identificarlo (así como prevenirlo y atacarlo), pero cuando tienes las matas en floración avanzada llenas de tricomas, la cosa cambia. El ojo humano no deja de ser humano, por lo tanto, imperfecto. No deberemos confundir la explosión de tricomas por los cogollos y hojas cercanas a estos, con las motas de polvillo blanco que identifican al oídio. En este caso, hay que acercarse un poco más y enfocar bien la vista: podremos ver que los tricomas, por muy pequeños y finos que sean, siempre crecen de uno en uno hacia arriba y que el polvo de las esporas del oídio no, sino que tiende a expandirse en horizontal, como si lo cubriese todo a su paso. Pasando un dedo levemente por encima, podrás comprobar como este mantillo blanquecino se comporta como polvo y no como tricomas pegajosos.

Es importante identificar el oídio a tiempo, pues su consumo no es nada recomendable (ni para ti ni para la planta). Fumar marihuana con oídio puede pasar hasta desapercibido, aunque se corren riesgos de padecer alergias, irritaciones en el sistema respiratorio, incluso un edema en el pulmón si se consume a largo plazo. Podemos estar fumando oídio sin saberlo, ya no se trata de saber o no saber identificarlo, puede que ni se vea y, como decíamos, está ahí. 

FUENTE: www.canamo.net